Buscar

19 enero 2008

EL AMOR ES UNA CONTRADICCIÓN

Maruja Quesada Martín 18/1/ 2008

Siendo una adolescente estudiante de magisterio, por las tardes, solía acudir junto con un grupo de compañeras a un colegio de religiosas seglares muy cerca de la Normal para preparar nuestros temarios de clase.

Algunas tardes estudiábamos la Biblia con algunas de las religiosas. Ellas solían llamarnos la atención sobre algunas aparentes contradicciones en el texto sagrado, esto es, pasajes en los cuales se decía una cosa y pasajes que más adelante parecían decir (o literalmente decían) otra distinta.

Ellas siempre aludían a que estas contradicciones estaban hechas a propósito para poder mostrar algo. Recuerdo que un día una de ellas citaba un pasaje bíblico que dice: "Sólo se puede amar aquello que se conoce" y otro establece : "Sólo se puede conocer aquello que se ama" (y lo peor de todo) es que ambos suenan lógicos y consistentes.

La pregunta que la religiosa nos instaba a hacernos era obvia:

¿Cuál es, primero se conoce y después se ama o primero se ama y después se conoce?

Aprendimos de su mano que esta contradicción quizás está allí para indicar que ambas cosas suceden al mismo tiempo, y cuanto más conoce más ama y cuanto más ama más puede llegar a conocer a la persona, pero a la vez, conocerás cosas de ella que tú ignorabas y que pueden llegar a defraudarte.

El amor es en sí mismo un camino duro y escarpado que habría que recorrer de principio a fin, y en su trayectoria podemos descubrir muchas contradicciones.

Khalil Gibran decía sobre el amor: " Cuando sus alas os envuelvan, ceded a él, aunque la espada oculta en su plumaje pueda heriros." "Y cuando os hable, creed en él, aunque su voz pueda desbaratar vuestros sueños como el viento del norte asola vuestros jardines ."

El amor depende de la luz, de la manera de iluminar las cosas. Depende de la forma, de los contornos, que nos rodea de las interpolaciones y de las dudas. También depende de que el tiempo nos marque, de que nos limiten los espacios.

El amor afecta a todo el entorno: físico, psicológico, profesional, social y cultural. Se introduce por sus estructuras y da vida o la quita, es una contradicción.

Amar es vivir en el otro, desde él y para él. Por eso el amor es libertad y prisión.

Elogiar en exceso el amor, absolutizarlo tanto que no deslumbre creyendo que las cosas serán siempre así es un error.

Con la divinación del amor entramos en ese mundo mágico y excepcional de la poesía, que nos ofrece sólo una parcela de la realidad de los sentimientos:

Lope de Vega en su soneto "Varios efectos de amor" lo resume así:

Beber veneno por licor suave,

Olvidar el provecho, amar el daño,

Creer que un cielo en un infierno cabe,

Dar la vida y el alma a un desengaño:

. Este es amor: Quien lo probó lo sabe.

El amor es divino y humano. Se amasa con materia y espíritu. Pero a la larga, siempre necesitaría recompensarse, volver a empezar, redefinirlo, verlo con ojos nuevos. Desconocer esto es no saber la base del tema. Dice un verso anónimo clásico:

Corazón que no quiera

Sufrir dolores,

Pase la vida libre

De amores.

O aquel otro de San Juan de la Cruz:

Quien no sabe de penas

No sabe de cosas buenas

Ni ha gustado de amores,

Pues penas es el traje

De amores.

El amor es un sentimiento que nos hace fuertes y al mismo tiempo débiles, porque nos hace dependientes y vulnerables. El amor tiene la capacidad de hacernos felices, si es un amor correspondido. Pero de igual forma nos puede hacer desgraciado, si el amor va en una sola dirección y no es de dos sentidos.

Pero sea contradictorio o no lo sea, el amor causa siempre una reacción en las personas: NOS HACE HUMANOS.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor: Se ruega no utilizar palabras soeces ni insultos ni blasfemias, así todo irá sobre ruedas.